Está usted sobrecualificado

Hoy en día las palabras más escuchadas en los medios de comunicación y en general, en todo tiempo y lugar, son crisis, desempleo, dinero, hipoteca…

Podríamos estar un tiempo indeterminado diciendo palabras que tienen básicamente algo en común, florecen en tiempos que no son bien recibidos. Es evidente que la crisis económica nos proporciona experiencia. Todos sabemos que debemos pensar más en un futuro; no podemos vivir tanto el presente y olvidar las “vacas flacas”.

Familias que tienen muchos gastos fijos, hijos a los que alimentar y dar una educación lo están pasando francamente mal. Personas que toda la vida han tenido un trabajo fijo y pueden decir con fuerza “he trabajado”; ahora se encuentran sin ello y con dificultades para encontrar algún puesto similar al desempeñado a lo largo de toda su vida. ¿Nos tenemos que reinventar? Es una pregunta bastante conflictiva. Lo normal es contestar que sí, pues si no encuentras trabajo de lo tuyo, obviamente deberás buscar empleo en otros ámbitos. ¿Pero qué pasa si llevas toda la vida haciendo lo mismo y te sientes obligado a realizar un cambio tan importante en tu vida? Quizá aquí concurran más factores, pues podemos pensar que existen más jóvenes dispuestos a darlo todo por encontrar un trabajo recién salidos de la universidad. También que nosotros tenemos una edad en la que difícilmente podamos encontrar un trabajo, debido a la elevada competencia. Pero no, no es así. Todo son ideas producidas por nuestra negatividad, miedo, ansiedad y situación.

Los jóvenes también tienen grandes problemas en la búsqueda de empleo. No es poco frecuente escuchar la palabra sobrecualificado, lo más temido para un joven estudiante con amplia formación. Algo que hace pocos años era muy demandado por las empresas en selecciones de personal, ahora se convierte en un arma de doble filo para zanjar un proceso de selección: “usted está sobrecualificado“…

Sí, “sobrecualificado”. Es lo que suena con fuerza, cada vez más y  en las crisis económicas lo hace sin piedad. En España, la población joven es la que más se ha visto cebada por la crisis, y además se sitúa al frente, siendo el país de la Unión Europea con más trabajadores sobrecualificados.

Según el Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia, The Family Watch (TFW), un 40% de lo jóvenes está en el paro. Pero el nivel de sobrecualificado no es alto solo para los que están trabajando, pues , se encuentra en el 43 % entre los jóvenes con empleo  y el 50 % entre los que está en paro. Sinceramente, esto es algo que alarma.

Según un informe de Eurostat, España se encuentra en cabeza de niveles de sobrecualificación (31% de los trabajadores), seguido por Irlanda (29%) y Chipre (27%); y en el lado opuesto, República Checa y Eslovenia (7%), que registran las tasas más bajas. La media comunitaria se sitúa en el 19%.

Por tanto, ya no son los estudios, experiencia laboral, idiomas y más aspectos que incrementan puntos para pasar un proceso de selección en una empresa. Debemos llevar un camino correcto que nos permita lograr nuestros objetivos y vivir el día a día de la mejor forma posible, sin decaimientos o situaciones que nos desmoralicen. Buscar trabajo es en si ya un trabajo.

Así pues, os damos unos consejos que seguro que os servirá de ayuda en la búsqueda de empleo:

Primero: ¿Qué busco? ¿Cuál es mi orientación?¿Qué me interesa?…Preguntas que debemos responder, y que pude ser fácil o requerir bastante tiempo, pero para ello podemos realizar test de orientación laboral. Estos test nos permiten conocer nuestros intereses profesionales, actividades o sectores en los que podemos encajar o adaptarnos correctamente.

Segundo: Conocidos nuestros intereses, tendré que informarme de las empresas donde pudiera haber ofertas que se adecuen a ellos, o en general, sectores donde existan posibilidades para mis preferencias. Seguidamente, me informaré de los procesos de selección. Es importante empezar a preparar los test psicotécnicos, dado que en la actualizad es un instrumento de selección muy utilizado. Podemos llegar a una entrevista de trabajo y encontrarnos con una prueba psicotécnica. Seguramente la resolvamos bien, pero ¿qué pasa si los que se han presentado también a esa oferta de empleo han preparado los test psicotécnicos? Es claro, con mucha probabilidad obtendrán mejores resultado, así que no lo dejes y dedícale tiempo.

Tercero: Un proceso de selección sin entrevista personal que lo culmine no sería apropiado. Es la prueba final, donde en poco minutos nos lo jugamos todo. Os recomendamos un website donde encontraréis información sobre la entrevista personal y aspectos a tener en cuenta que no debemos dejar escapar. Además el curriculum-vitae y su redacción, para mostrar profesionalidad, elegancia, experiencia, etc. Los expertos recomiendan seguir mostrando en el curriculum nuestra formación, no tengáis miedo a la citada respuesta en cuestión, al fin y al cabo es por lo que habéis estado estudiando tanto tiempo y merece un grandísimo respeto y consideración.

Si te sientes aludido, pues te ha pasado algo similar, cuéntanos…

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *