Cómo Marcar la Diferencia

En el mercado laboral actual la competencia se multiplica y esta circunstancia permite a las empresas o administraciones afinar en la selección de personal, como veremos los filtros habituales o racionalmente preceptivos se quedan cortos teniendo que incluir el examinador nuevos sistemas o sobredimensionar la importancia de otros.

Si analizamos uno por uno los factores para ser seleccionados podríamos llegar a las siguientes conclusiones:

 

Cualificación: está claro que cuanto más sepas y más títulos tengas más oportunidades deberías tener. En cambio con la generalización de titulados los puestos para un conocimiento específico se ven copados por multitud de aspirantes teniendo que recurrir a otros filtros.

 

En otras ocasiones debemos rebajar nuestras expectativas o simplemente empezar desde más abajo encontrándonos así con la barrera de la sobre cualificación, recurso que las empresas o entrevistadores utilizan para no contratar o seleccionar al personal para no tener que pagar el precio de tu cualificación o intentar mantener un ambiente productivo sin posibles frustraciones.

 

Sobredimensión de una prueba: si nos centramos por ejemplo en el acceso a cuerpos de seguridad o ejército, la escasez de plazas y el gran número de aspirantes hace que el corte se produzca de manera artificial, me explico, la teoría aplicada o específica no es capaz de eliminar a la gente necesaria debiéndose establecer otro sistema.

 

Hasta este año el sistema es el psicotécnico, es decir se recogen los mejores de entre los que aprueban la teoría. ¿Son estos los más cualificados? Al menos son los que más arriba han quedado en esa prueba que no se corresponde con la teoría o físicas.

 

De esta forma la conclusión es que debes ser brillante en los psicotécnicos y con la mediocridad o el aprobado raspado en teoría y físicas podrás aprobar.

 

Aptitud Específica: la empresa privada o pública advierte en ocasiones que la manera de separar a los aspirantes no son sus conocimientos, en ocasiones por la gran cantidad de aspirantes o por qué el trabajo no necesita un gran acervo teórico.

 

De esta manera test de aptitudes específicas que, en teoría, prueban quien va a ser apto para desarrollar el trabajo se conforman como la opción más viable para la selección de personal.

 

Conclusiones:

A la hora de acceder a un proceso selectivo para empresa pública o privada cada vez priman más las pequeñas circunstancias y la tendencia es la de marcar la diferencia en la aptitud psicotécnica que en teoría prueba varios campos de habilidades prácticas. De esta manera con entrenamiento y esfuerzo se puede conseguir sobresalir sobre aquellos que presentan las mismas o mejores credenciales que nosotros en aspectos (titulaciones, experiencia, notas teóricas y físicas…) que, a priori, parecen disminuir en importancia.

 

Por Andrés Míguez

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *